Parece que fue ayer que me encontraba entre tus brazos y el cielo cantaba mis canciones,

Y cada instante era una eternidad sin tu compañía,

Parece que fue ayer que te mire a los ojos y pronuncie tu nombre y lo mucho que por ti sentía;

Parece que fue ayer imaginar que escribías para decirme te amo y no fueron esas tus palabras;

Y el tiempo ha hecho lo suyo,

pero aun te llevo en mi piel…

Aunque sé que pronto será un nuevo día

De pájaros cantores, de alegres compañías y veras que aquellos días ya no serán más para mí una agonía.

Y espero poder acompañar a un nuevo corazón que no tenga miedo de pedir perdón,

Y espero hacerle compañía en sus noches frías, no importando nada solo nuestras vidas.