Muchas veces hemos plasmado nuestros deseos y sueños de diversas maneras, algunos al tallar una obra de arte otros al trabajar por muchos años anhelando una jubilación sumergida en tranquilidad; Vivimos día y noche añorando el nuevo día , sin saber si podremos estar allí.

Cada segundo que nos entregan es vital para continuar, el tiempo no da tregua y los errores del pasado son ahora enseñanzas para el presente. No he visto caer a un hombre dos veces con la misma piedra, pero es posible.

Nunca dejo de pensar en ti, por muy largo que sea el día o por muy corta que sea la noche; siempre sera como un sueño verte llegar a mis brazos.

Te amo mucho hijo mio !!!